Radio Online

Twitter

Facebook

Chiguayante inauguró primera vivienda de apoyo a la Integración Social en la zona sur del país

A través de un convenio entre el municipio y Senda, el espacio servirá para completar con éxito el proceso de rehabilitación de consumo de drogas.


La Vivienda de Apoyo para la Integración Social (VAIS), tiene por objetivo proporcionar un espacio físico seguro de convivencia a las personas que desarrollaron con éxito los procesos de rehabilitación y tratamiento, buscando integrarse a la sociedad a través de un proyecto de vida autónomo, sosteniendo sus cambios terapéuticos y mejorando su calidad de vida.

En un convenio entre Senda y la Municipalidad de Chiguayante, esta vivienda es la primera de esas características en instalarse en la zona sur del país, cumpliendo con el propósito de responder a las distintas necesidades que permitan lograr un exitoso proceso de recuperación.  La vivienda está pensada en apoyar las destrezas y competencias de las personas que, una vez superado con éxito la fase de rehabilitación, no cuentan con un ambiente seguro y un espacio adecuado para encausar su vida nuevamente.

El director regional de Senda Biobío, Bayron Martínez, destacó que “son más de 50 millones de pesos en inversión, el principal apoyo es la vivienda, pero por otro lado procesos de integración a través de las oficinas de orientación socio laboral, de búsqueda de empleo y de trabajo de recuperación de un espacio que permite vivir en comunidad. Muchas de estas personas han vivido en condición de calle, no han tenido las oportunidades cuando terminaron sus procesos de rehabilitación de volver a una casa y es por eso que se constituye esta vivienda de integración social”.

El administrador municipal de Chiguayante, Andrés Parra, señaló la importancia de asumir estos desafíos, argumentando que “el compromiso del municipio no es más que sumarse a este desafío de ir generando justicia social, pero principalmente de tomar el guante en una temática que hoy como país no podemos dejar de lado”.

Julio César, uno de los cuatro usuarios de la casa que tiene capacidad para 7 personas, valoró la implementación del programa. “Cuando terminas procesos de rehabilitación internos, al salir necesitas otro espacio, porque vienes con muchos miedos, necesitas encontrar trabajo y no hay disponibilidad económica, no hay ropa para presentarse bien, entonces aquí uno tiene la oportunidad de estar un tiempo, para poder recuperar familia, encontrar un buen trabajo y volver a sentirse seguro de uno mismo”.

La vivienda cuenta con un equipo profesional constituido por un asistente social, un técnico en rehabilitación y un terapeuta ocupacional, asesorados por el equipo de Integración Social de Senda Regional.