La Superintendencia de Medio Ambiente activó su programa de fiscalización para la gestión de episodios críticos (GEC) 2020 a los planes de descontaminación atmosférica (PDA) de Concepción Metropolitano y Los Ángeles, con especial énfasis en la fiscalización a las fuentes fijas y la leña húmeda. Ello es especialmente relevante en medio de la pandemia por coronavirus que afecta al país.

Un aspecto novedoso en la fiscalización de este año será el uso de tecnología de punta, que ayudará a tener un mayor control sobre las fuentes de emisiones contaminantes, explicó Juan Pablo Granzow, jefe (s) regional de la SMA en la Región de Biobío.

La estrategia de fiscalización se focalizará en cuatro medidas: prohibición de comercializar leña húmeda; obligación de los establecimientos comerciales y de organismos del Estado de declarar sus sistemas de calefacción y programar el recambio de calefactores a leña; restricciones de operaciones de fuentes fijas durante episodios críticos y prohibición de humos visibles en sectores residenciales.

Trabajo que -según comenta Juan Pablo- para la Región del Biobío contará con el refuerzo de una unidad de fiscalizadores destinados para tal efecto, la que tendrá el rol de fiscalizar todos los proyectos afectos al Plan de Descontaminación Atmosférico del Concepción Metropolitano y de Los Ángeles.

Fiscalización al PDA de Concepción Metropolitano

En el Gran Concepción la situación de contaminación por PM2.5 y PM10 difiere de las realidades de otros centros urbanos con PDA, pues en ella la matriz de fuentes emisoras se distribuye, a grandes rasgos, en tres grupos, uno asociado a calefacción domiciliaria, otro a fuentes fijas de tipo industrial, y el último a fuentes de área con tráfico vehicular.

Debido a la contingencia generada por el COVID-19 que ha afectada de forma diferenciada a las comunas del Concepción Metropolitano, focalizaremos esfuerzos de fiscalización en fuentes fijas prioritarias, entendiendo que los esfuerzos de disminución de emisiones asociados al límite para calderas tienen un plazo de 24 meses corrido desde su publicación en el Diario Oficial”, explicó la autoridad regional.

Sin perjuicio de lo anterior, las medidas de control de fuentes fijas durante las pre-emergencias y emergencias serán controladas por la SMA, debiendo las empresas afectas acreditar el cumplimiento de la paralización de las fuentes cuando les corresponda.

La fiscalización de los centros de venta de leña establecidos en Concepción Metropolitano se encuentra priorizada“, agregó la autoridad ambiental, reiterando el llamado a comprar solo leña seca.

Cabe recordar que durante el año pasado en el Gran Concepción hubo 23 episodios críticos, de los cuales 19 fueron alertas y 4 preemergencias, eso sí, no registrándose episodios de emergencias durante el 2019.

PDA de Los Ángeles

En tanto, en la ciudad de Los Ángeles la situación de contaminación por PM2.5 se encuentra asociada en un 95% al sector domiciliario.

Esta situación nos preocupa mucho, debido a que el PDA, en este contexto, se concentra en acciones de mediano y largo plazo, que apuntan al recambio de la matriz de combustible para calefacción, mejoras en los equipos de calefacción y aislación térmica domiciliaria”, precisó el jefe (S) regional.

Granzow también agregó que la pandemia del coronavirus llevará a redoblar especialmente “la fiscalización a emisiones de fuentes domiciliarias, para minimizar las emisiones de humos visibles por mala combustión de leña, en situaciones de alerta, pre-emergencia y emergencia, las que pueden empeorar la situación de salud de la población vulnerable de la comuna de Los Ángeles“.

Estas acciones se realizarán en paralelo con la fiscalización a fuentes fijas priorizadas del área de la comuna de Los Ángeles y leñería.

Durante el año pasado, en dicha ciudad hubo 47 episodios críticos, de los cuales 25 fueron alertas, 12 preemergencias y 10 emergencias.

Por su parte, Mario Delannays, Seremi del Medio Ambiente, indicó que los planes de acción para los planes de descontaminación vigentes en la región, apuntan también a la educación ambiental, y a la difusión de las acciones que se están realizando.

Esta vez sabemos que la situación es distinta, porque tenemos la emergencia sanitaria, y la gente va a pasar más tiempo en sus hogares para evitar posibles contagios, por tanto podría aumentar las emisiones. Por ello hacemos un llamado a hacer un buen uso de su calefactor, y evitar los humos visibles, sólo así ayudaremos a reducir el riesgo de enfermedades respiratorias en niños y adultos mayores”, concluyó el Seremi de Medio Ambiente.