Algo más de un mes lleva en funcionamiento el portal de consulta en línea gratuito de evaluación de riesgo de contraer Covid-19, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Concepción. La plataforma, que busca contribuir a descomprimir la demanda por servicios de salud durante la actual crisis sanitaria, fue desarrollada en el contexto de un proyecto de investigación científica y está disponible para la comunidad en general en coronavirus.udec.cl, para evitar además los traslados innecesarios por parte de la población. 

El sitio de teleconsulta cuenta con una interfaz que plantea cinco preguntas iniciales, y ha recibido 1.373.949 entradas provenientes de 144 países, de los cuales 1.020.903 corresponden a Chile. El 60% de las consultas originadas en territorio nacional son de la Región Metropolitana, destacando, también las conexiones establecidas desde Biobío, Valparaíso, Araucanía y Antofagasta. Estos son algunos de los datos que arroja en la actualidad el diagnóstico que hace de la herramienta virtual, Angélica Avendaño Veloso, Directora de la Unidad de Telemedicina y principal responsable del proyecto.

“Esta plataforma busca detectar casos sospechosos de contagio en la comunidad. La evaluación se hace a través un algoritmo que está tras la encuesta, el que permite definir el nivel de riesgo de cada consultante, y si califican, ellos tienen acceso a una teleconsulta médica gratuita”, indicó la investigadora, quien además señaló que un 30,3% de las personas que llegan a ser atendidas a través de una teleconsulta, son descartadas como casos sospechosos tras la anamnesis que realiza el facultativo.

“La pesquisa más fina permite que el médico pueda determinar que no se trata de casos de Covid, y entonces los que se hace es entregarles contención emocional, educación y el consejo profesional para que sigan las recomendaciones de aislamiento social y las demás medidas de prevención”, indicó.

En los casos en que el profesional sí concluye que se está ante un diagnóstico positivo de contagio – casi un tercio de quienes han consultado hasta la fecha – “el médico puede indicar la realización de una cuarentena domiciliaria, sin necesidad de que la persona concurra a un centro de salud ni se tome el test PCR”, explicó la Dra. Avendaño.

Además, hay una porción de casos (34,7%) en que se indica la realización del test PCR. “A estas personas se les envía la orden médica correspondiente a sus correos electrónicos, para que tengan acceso al examen en su centro de salud. Sin embargo, en algunos casos, dada alguna situación particular, nosotros hacemos una coordinación con el Servicio de Salud respectivo para que los profesionales concurran al domicilio del paciente a tomar el test”, precisó.

La académica destacó que el objetivo central de este proyecto es evitar los traslados de las personas, dado que “hemos visto en la experiencia científica internacional que una de las medidas más importantes de prevención es quedarnos en nuestros domicilios, no exponernos a contraer el virus, evitando así la diseminación de la infección”.

La profesional explicó que un porcentaje menor (4,4%) de los consultantes ha sido derivado con urgencia a un centro de salud, para recibir tratamiento a la brevedad, dada la presencia de sintomatología compleja. “Ellos requieren una evaluación presencial y, lo más probable, ser internados para la realización de exámenes más profundos, y eventualmente, ser hospitalizarlos para su tratamiento”, afirmó la investigadora.   

Este proyecto, que fue concebido para colaborar en la atención de la comunidad penquista ante la pandemia, escaló pronto en términos de demanda por parte de la población y los volúmenes de atención continúan incrementándose permanentemente.

“No pretendemos resolver el acceso al sistema público de salud, pero sí nos ha parecido importante poner al servicio de la comunidad nuestra experiencia y conocimiento como Universidad”, sostuvo la académica, junto con afirmar que, si bien el proyecto ha tenido un impacto importante en descongestionar los centros de salud, “nuestra primera prioridad es apoyar a las familias y contribuir a prestar contención ante la incertidumbre que hoy existe”.

Una herramienta internacional

“La plataforma representa una enorme oportunidad de apoyar el esfuerzo que el país está haciendo en materia de detección preventiva y testeo masivo de contagios. Tenemos que recordar que los países más exitosos hasta el momento, en materia de control de esta pandemia han sido aquellos que han hecho, entre otras cosas, testeos masivos. Telecovid 19 permite alcanzar especialmente a segmentos de la población que en general tienden a tener más dificultad para alcanzar este tipo de test”, destacó Claudio Maggi, Director de Innovación y Desarrollo UdeC. 

En cuanto a las consultas que han recibido desde el extranjero, la Dra. Avendaño contó que en los dos primeros días de funcionamiento “teníamos casi 400 mil visitas desde Colombia, por lo que también fuimos compartiendo con ellos los modelos y ellos los adaptaron y replicaron. Tienen también algo muy similar, a partir de lo que nosotros desarrollamos acá”, precisó.

“Una vez superada la etapa de detección de casos sospechosos en que estamos hoy, queremos contribuir en el seguimiento remoto de los pacientes que resulten ser positivos y que vivan ese proceso en su domicilio con sus familias”, detalló la Dra. Avendaño sobre futuros desafíos que surgen a partir de la experiencia adquirida y la información levantada en el contexto de este proyecto.

“Tenemos contacto con actores relevantes del área, como el Ministerio y la Seremi de Salud, la Seremi de Ciencia, con el Hospital Digital. La Universidad, además, forma parte del Centro Nacional de Sistemas de Información de Salud, CENS, en que hemos contribuido con guías de buenas prácticas para el manejo de las teleconsultas en el contexto de esta pandemia, lo que, sin duda, representa un aporte sustancial de nuestra institución”, sostuvo. 

Por otro lado, la Unidad de Telemedicina pertenece a la Red Iberoamericana de Salud Digital, RISAD, organización donde le ha correspondido ejercer la Vicepresidencia, lo que “ha permitido estar conectados en tiempo real e informados acerca de los avances en Telemedicina y Telesalud que países de la región, además de España y Estados Unidos, han desarrollado en tiempos de pandemia”.

 

Foto: Dirección de Comunicaciones UdeC