Son cerca de 2.100 las personas mayores de 75 que viven en la comuna de Chiguayante y que deben permanecer en sus viviendas, por la cuarentena obligatoria vigente.

Sin embargo, muchos de ellos a diario acuden a los centros de pago para retirar sus pensiones y beneficios sociales, principalmente en la mañana, lo que genera largas filas fuera de cajas de compensación o bancos, situación que se repite en distintos puntos de la región y el país.

El alcalde de la comuna, Antonio Rivas, fue enfático en pedir ayuda: “Es inaceptable que nuestros adultos mayores tengan que hacer largas filas afuera de los centros de pago para cobrar sus pensiones, a vista y paciencia de todos. Pedimos al IPS, al Banco Estado y a la Caja Los Héroes que habiliten espacios dignos para nuestros adultos mayores”, expresó.

Ante una nueva temporada de invierno y con ello el riesgo de las enfermedades respiratorias, meses que son clave para los más de 16 mil adultos mayores de la comuna, el municipio tiene la urgencia por solucionar cuanto antes esta situación, donde incluso se ha ofrecido a las instituciones elementos como toldos y otros recursos para mejorar la atención de la población de riesgo, sin tener respuestas a la fecha.

En esa línea, Olga Arratia, usuaria que retiró su pensión durante la jornada de lluvia esta semana, señaló que prefiere “venir porque se me puede perder mi cuenta rut y acá hago todo lo que necesito, retiro mi pensión hago las compras y luego me voy a mi casa”.

Marcos Olivares se instala todos los días a un costado de la Caja Los Héroes con su puesto de legumbres y ha sido testigo de su funcionamiento en estos días. “Trabajo desde hace años en este puesto y veo que en las mañanas hay unas 40 personas todos los días, los que más sufren son los viejitos que llegan sin paraguas y el terreno donde hacen fila tampoco está bueno”, señaló.

La autoridad comunal reconoció que estos centros de pago han habilitado cuentas para pagar con tarjeta, como por ejemplo la Cuenta Rut, pero los usuarios que retiran su pensión en Chiguayante insisten en que les da mayor seguridad concurrir de manera presencial, pese a las adversas condiciones climáticas y a la preocupación de familiares por el coronavirus.