El distanciamiento físico que permite, su fácil sanitización y su aporte a la descontaminación, son algunos de los beneficios que están llevando a autoridades y ciudadanos de todo el mundo a privilegiar el uso de la bicicleta por encima de otras formas de movilidad.

En el actual contexto de crisis sanitaria en el país, algunas organizaciones han alzado la voz para exponer diversas demandas que se relacionan a los medios de transporte y sus beneficios. Es el caso de Bicicultura, Organización sin fines de lucro, que en palabras de su directora ejecutiva, Amarilis Horta, busca “instalar el derecho a la movilidad a energía humana, es decir, con garantías estatales de que uno pueda moverse a pié o en bicicleta a cualquier punto de la ciudad, sin por ello exponer la vida, y hacerlo en forma digna, respetada y fácil”.

A raíz del avance del coronavirus en el país, el Ministerio de Salud anunció el pasado miércoles la extensión de cuarentena total para 32 comunas de la provincia de Santiago, en conjunto a sus zonas aledañas, las que configuran un total de 38 comunas confinadas. Sin embargo, hay personas que pese a las medidas necesitan movilizarse a sus trabajos. Entre todas las alternativas para desplazarse, la bicicleta entrega cualidades que le permiten adaptarse a situaciones de emergencia, como la pandemia.

En conversación con Alta Frecuencia, la experta enumeró distintos aportes que conlleva la preferencia de la movilidad humana a pié o con el uso de medios sustentables, lo que según expresó se consagra como un “círculo virtuoso”.

Para fomentar esta alternativa, Bicicultura, con respaldo de redes ciudadanas como la Red Nacional de Convivencia Vial, Red de Movilidad Sostenible del Nuevo Pacto Social y el Consejo de la Sociedad Civil de la Subsecretaría de Transportes (COSOC), solicitó en abril a diversas autoridades de gobierno declarar la bicicleta, así como también sus tiendas, talleres y servicios asociados de biciestacionamiento y reparto, en la categoría de servicios básicos, de utilidad pública y de alta valoración social. La solicitud, que aún espera respuesta de los ministerios de Hacienda, Salud e Interior, ya cuenta con el respaldo oficial del Ministerio de Transportes.

A modo de resumen, Bicicultura realizó un listado de 5 claves para entender por qué la bicicleta es útil en tiempos de pandemia:

1. Distanciamiento físico natural: la bicicleta es el modo de trasladarse más eficiente puerta a puerta en distancias de hasta 10 km y permite hacerlo en solitario, sin tener contacto físico con otras personas (como sucede en el transporte público) por lo que el distanciamiento físico tan requerido hoy en día, es fácil de respetar. Y como plus, minimiza los tiempos de traslado en escenarios de alta congestión.

2. Fácil sanitización: desinfectar la bicicleta es fácil y rápido. Es un vehículo pequeño y una persona en un par de minutos puede limpiar con agua clorada o cualquier desengrasante cada una de sus partes. Esto obviamente acompañado de una correcta higiene de manos y uso de mascarilla.

3. Reduce niveles de contaminación: es evidente que el confinamiento global para combatir la pandemia está generando una disminución diaria de emisiones contaminantes a la atmósfera. En este contexto, y gracias a ser un vehículo de cero emisiones, la bicicleta puede contribuir a preservar el aire limpio post cuarentenas, cuando se retome toda la actividad. Un estudio de la Universidad de Harvard, dado a conocer en abril de este año, comprobó que los efectos de la infección por Covid-19 en personas que viven expuestas a altos niveles de contaminación del aire, son varias veces más graves que en aquellas que viven en ambientes menos saturados. La contaminación del aire aumenta significativamente el riesgo de muerte por COVID-19.

4. Mantiene el sistema inmune fuerte: un estudio realizado por la Universidad de Birmingham, Inglaterra, en 2018 concluyó que el ciclismo puede ralentizar los efectos del envejecimiento y rejuvenecer el sistema inmunitario. Además, conserva la buena salud de los músculos y ayuda a mantener niveles estables de grasa corporal y colesterol.

5. Contribuye a la salud mental: está científicamente comprobado que pedalear propicia la liberación de endorfinas (hormona de la felicidad) y serotonina (estabilizador del estado de ánimo), contribuye a reducir el estrés, mejora el humor y el estado de ánimo, y reduce la posibilidad de sufrir depresión o ansiedad.