El equipo ICOVID Chile, iniciativa liderada por la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Concepción, presentó su sexto informe con análisis y datos de las dimensiones propuestas para monitorear la pandemia en el país, con información obtenida hasta el domingo 13 de septiembre, proporcionada a través de un convenio con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

Según los datos de este último reporte, los casos de coronavirus siguen aumentando en Chile, con brotes particularmente intensos en ascenso en el norte y en varias regiones del sur. La dinámica de contagios revela un claro aumento en las regiones de Atacama, Maule, La Araucanía, Los Ríos y Magallanes, donde tanto los índices de carga como de transmisión alcanzan niveles muy altos. En tanto, la ocupación hospitalaria a nivel nacional aumentó ligeramente a un 78%, con regiones con una ocupación muy alta como Atacama, Coquimbo, Biobío y Magallanes, mostrando situaciones fuera de control.

La positividad, en tanto, persiste en torno al 6% nacional, pero con importantes variaciones entre regiones, incrementando en Magallanes, O’Higgins, Maule, Los Ríos y La Araucanía durante la última semana.

Para Guillermo Marshall, prorrector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, “la situación de la pandemia en el país sigue siendo crítica y con dinámicas muy dispares en las diferentes regiones”.

En tanto, Alejandro Jofré, prorrector de la Universidad de Chile, enfatizó en que la actual situación del país es preocupante, ya que debido a los indicadores en rojo, la carga y la velocidad de contagio, se podrían presentar rebrotes en varias regiones.

Trazabilidad: La clave para mejorar

En este sexto informe se introducen dos indicadores a la dimensión de trazabilidad y aislamiento, que desagregan el indicador anterior y dan cuenta de la confirmación temprana de casos y de la consulta temprana. “Ambos son especialmente importantes para el momento actual de la pandemia. En efecto, la trazabilidad persiste lejos de las metas, en un nivel cercano al umbral más peligroso, con una baja proporción de personas consultando precozmente por sus síntomas”, señalan los investigadores.

En esta dimensión, serán ahora tres indicadores con información que buscará contribuir a describir la velocidad y cobertura de distintos hitos del proceso de testeo, aislamiento y trazabilidad. El indicador de confirmación temprana de casos, que se refiere a la proporción de personas sintomáticas sospechosas cuyo resultado de laboratorio de test PCR es informado a la autoridad sanitaria (a través del sistema Epivigila) dentro de tres días desde la fecha de inicio de síntomas. El indicador de consulta temprana, que hace referencia a la proporción de personas sintomáticas sospechosas que consultan y a las cuales el/la médico/a notificó (ingresó al registro Epivigila) dentro de 2 días desde la fecha de iniciados sus síntomas. Y, finalmente, el indicador de tiempo de examen y laboratorio, que muestra la proporción de exámenes de PCR cuyo resultado es reportado dentro de un día desde la notificación como caso sospechoso en Epivigila.

El indicador de confirmación temprana de casos -que hoy cuenta con información disponible solo hasta el 22 de agosto- ha ido mejorando paulatinamente desde mayo a la fecha, subiendo de 10% a un 40% a fines de agosto, pero encontrándose aún en un nivel cercano al umbral más peligroso (color naranja). La meta para este indicador es llegar a un 80% de cobertura. “Se observan variaciones importantes entre regiones, en el rango de 30% a 50%. Estos niveles de variabilidad dan una indicación que es posible ir mejorando la trazabilidad en distintas zonas del país”, se lee en el informe.

En tanto, la proporción de personas que consultan tempranamente (dentro de dos días) -indicador que hoy cuenta con información disponible hasta el 2 de septiembre- ha ido mejorando de manera sostenida durante las últimas semanas, no obstante a un ritmo lento, lo que explica que aún solo un 53% de las consultas ocurran de manera temprana siendo la meta un 80%. La situación es bastante similar para este indicador a lo largo del país, a excepción de La Araucanía en que un 37% de las personas consultan de forma temprana (indicador en rojo) con la última información disponible.

Finalmente, en el indicador de tiempo de examen y laboratorio, -indicador que hoy cuenta con información disponible hasta el 29 de agosto- el informe señala que un 55% de los resultados de las pruebas de PCR son informadas dentro de un día de la consulta médica, manteniéndose en color naranjo desde fines de junio. Durante la última semana este indicador ha tenido un deterioro, lo cual debe ser observado con atención ya que podría estar indicando un enlentecimiento del tiempo de examen y laboratorio en el país. Atacama, Coquimbo, La Araucanía y Los Lagos son las regiones que más preocupan en relación a este indicador, todas en rojo.

Las otras dimensiones

En cuanto a la dimensión de dinámica de contagios, a nivel nacional, el número de casos nuevos se ha incrementado de 10,95 a 12,04 por cada 100.000 habitantes (promedio semanal). “Así, este indicador de carga se mantiene en color rojo (fuera de control), como la semana pasada, pero alcanza niveles mayores y similares a los de los primeros días de mayo durante la fase creciente de la primera ola de la pandemia”, se advierte en el informe.

“A nivel regional, en tanto, el indicador alcanza niveles rojos en todas las regiones. En particular, es preocupante la situación en las regiones de Arica y Parinacota que sigue muy alto (24,3), en Atacama que sigue subiendo (23,9), el Maule con un aumento significativo (21,4), al igual que Ñuble (19,9) y sobre todo, Magallanes (124,7)”, señala el reporte.

Por otro lado, “el indicador de transmisión (R) se mantiene por sobre el umbral 1 a nivel nacional, alcanzando un valor promedio de 1,04 durante la semana. A nivel regional, todas las regiones se mantienen un indicador de transmisión de color rojo en la última medición disponible.

En cuanto a la dimensión de testeo, el informe señala que la positividad de test a nivel país se mantiene en un valor similar a las semanas anteriores, con 6% de los test efectuados con resultado positivo. Sin embargo, “hay regiones donde el indicador está empeorando, como las regiones de Maule y Magallanes que aumentan su positividad semanal”.

En tanto, la capacidad de testeo a nivel nacional se mantiene buena, con 10,6 test por mil habitantes promedio semanal. “Cabe notar es que a contar del 9 de septiembre, por primera vez hay una caída en días sucesivos de la cantidad de test, luego de casi 2 meses de alta constante. Las reducciones más importantes se observan en las regiones de Coquimbo, O’Higgins y Magallanes”, explican los investigadores.

Para Cristóbal Cuadrado, académico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, “la situación epidémica del país está lejos de una situación controlada. A más de seis meses de iniciada la pandemia no hemos logrado una supresión efectiva de la circulación viral comunitaria en ninguna región del país, con una alta carga de personas infectadas en todo el territorio nacional”. 

Más información sobre datos y el reporte completo en: http://www.icovidchile.cl/