En una extensa jornada de discusión, el Senado aprobó la iniciativa presidencial que establece un retiro único y extraordinario de fondos previsionales. Previamente, la Cámara Alta rechazó por falta de quorum la reforma constitucional en esta materia, que provenía desde la Cámara de Diputados, y ante la cual el Gobierno ha amenazado con recurrir al Tribunal Constitucional.

En términos generales, el proyecto plantea que este retiro no podrá exceder de 150 UF, ni ser inferior a 35 UF (entre 4 millones 300 mil y fracción; y un millón 14 mil pesos), en caso de que los saldos acumulados en la cuenta así lo permitan. En el caso de que los fondos acumulados en la cuenta de capitalización individual sean inferiores a 35 UF, la persona podrá retirar la totalidad de los fondos acumulados.

Quienes estarán impedidos de efectuar este retiro serán el Presidente de la República, ministros, gobernadores regionales, senadores, diputados y sus asesores a honorarios.

La entrega de los fondos se efectuará de la siguiente manera: Un 50% en un plazo máximo de 15 días hábiles de presentada la solicitud y el 50% restante en el plazo máximo de 15 días hábiles a contar del desembolso anterior.

Además, y pese a las indicaciones que buscaban lo contrario, no se permitirá el reintegro de fondos y se entenderá que el retiro es una renta, por lo que deberá cancelar impuestos de acuerdo a la renta del contribuyente.

Más allá del retiro, el foco de la discusión parlamentaria estuvo puesto en las iniciativas. Mientras senadores de oposición criticaron el actuar del gobierno en la materia y la amenaza de recurrir al TC, los representantes de Chile Vamos defendieron esta medida como una respuesta al “populismo”.

Así lo señaló la senadora Jacqueline Van Rysselberghe (UDI), quien sostuvo que “aquí se va a hacer un retiro del 10% por el camino legal que corresponde…el populismo legislativo es el camino al despeñadero y yo voy a votar en contra de la reforma y a favor del proyecto del gobierno”.

Su par gremialista, Claudio Alvarado, manifestó que “el gobierno se ha hecho cargo, ha presentado un proyecto y va a permitir que las personas puedan retirar el segundo 10% (…) el camino de la reforma constitucional no era el mejor camino”.

En tanto, el senador Felipe Harboe (PPD), hizo presente que, si bien aprobará el retiro, “no me gusta que la gente pague la crisis con sus propios ahorros. Esperaría que se hiciera un nuevo Ingreso Familiar de Emergencia o que se ampliara la posibilidad de postergar los créditos”.

Una visión similar manifestó Manuel José Ossandón (RN), para quien “no es justo que las personas tengan que utilizar sus propios recursos para paliar en parte esta crisis (…) voy a votar por el proyecto que asegure el retiro y que sea en diciembre, pero no se puede seguir llegando tarde (…) es importante que el Ministro de Hacienda y el Gobierno sintonicen con lo que pasa”.

La senadora Ximena Rincón (DC) insistió en el tema tributario, señalando que “Chile es uno de los países que más evade impuestos. Si estamos acá es porque el Gobierno ha sido incapaz de tenderle una mano a la clase media del país. A un profesional que gana 670 lucas, no podemos pedirle que pague impuestos”.

Con este resultado, el proyecto pasa a discusión en la Cámara de Diputadas y Diputados, donde parlamentarios principalmente de oposición han manifestado su interés por reponer aspectos de la iniciativa anterior, como la universalidad y el no pago de impuestos, además de adelantar los plazos de entrega.

Desde las Administradoras de Fondos de Pensiones, el gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín, manifestó que “creemos que el segundo retiro de fondos previsionales va a ser una realidad. Por eso, estamos preparándonos para que una vez promulgada la ley, todos los afiliados y afiliadas que tienen recursos en sus fondos previsionales puedan hacer uso del segundo retiro previsional”.

“Los plazos dependerán del proceso legislativo, pero las Administradoras de Fondos de Pensiones estamos trabajando rápidamente para que las personas tengan sus recursos de la misma manera que demostramos que estaban en disponibilidad y forma para el primer retiro. Estamos trabajando también para que este sea un proceso ágil, eficiente y, principalmente, digital”, agregó el ejecutivo.