Tras el proceso de evaluación que implicó más de un año de análisis por parte de los organismos técnicos de la región y de las comunidades insertas en el área de influencia del proyecto, la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región del Biobío, presidida por el intendente Patricio Kuhn, aprobó esta mañana por la unanimidad de sus miembros la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable del proyecto de nuevo puente sobre el río Biobío.

A través de 12 votos, la instancia ratificó el cumplimiento de los protocolos medioambientales.

Tras la aprobación, el intendente Kuhn destacó que el proyecto “conlleva una mejora social, pues no es menor reducir el tiempo de traslado de las personas“.

La emblemática obra se emplazará río abajo del actual puente que data de fines del siglo XIX y contará con dos nuevas vías férreas electrificadas. El diseño y su arquitectura fueron desarrollados íntegramente en la región y la inversión alcanza los US$220 millones de dólares.

La obra tendrá una extensión de 2 kilómetros aproximadamente, con dos vías electrificadas, junto a un túnel ferroviario en la orilla norte del Cerro Chepe, de casi 400 metros, cuya construcción prevé la utilización de técnicas de bajo impacto desde el punto de vista de la emisión de ruidos y vibraciones.

Pedro Pablo Errázuriz, Presidente de EFE destacó que “el nuevo puente ferroviario es una obra necesaria y representa la base para pensar los proyectos de expansión y mejoramiento de los servicios ferroviarios de pasajeros y carga en la región”.

En tanto, Víctor Lobos, Presidente de Fesur, indicó que “avanzar en este proyecto implica también avanzar en otros como la extensión de Biotrén a Lota y aumentar las frecuencias sobre todo hacia el sector de Coronel, un sector que es altamente demandado por los pasajeros y una ruta vehicular que se encuentra congestionada”.

El proyecto del nuevo puente es parte del Plan Chile Sobre Rieles, que busca triplicar la cantidad de pasajeros transportados al año 2027 y duplicar la carga a nivel nacional. La iniciativa ya cuenta con obras en ejecución en la región como ha sido la renovación completa de la vía férrea que une San Rosendo y Hualqui, la próxima llegada de los nuevos trenes para Biotrén y Corto Laja y el mejoramiento de los accesos a los puertos del Biobío, iniciativas que en su conjunto suman una inversión que superan los US$200 millones de dólares.

Tras la obtención de la resolución ambiental, el próximo paso es cerrar la licitación de la obra durante el primer semestre del 2021, para luego dar curso al inicio de los trabajos durante el segundo semestre del próximo año. En tanto, se espera el inicio de la operación del nuevo puente a inicios del 2025.