Por 9 votos a favor y 2 en contra, el Concejo Municipal de Concepción aprobó el anteproyecto de la Modificación Nº15 del Plan Regulador Comunal que, entre otros puntos, establece límites máximos de altura a las nuevas edificaciones en las zonas donde hasta ahora había altura libre. En paralelo, siguen a la espera de la respuesta de la Seremi de Vivienda a la solicitud de postergación de nuevos permisos de construcción en la comuna.

Desde el municipio informaron que los ejes fueron actualizar el plan regulador acuerdo con la nueva normativa urbana, reordenar el uso de suelos según las características de cada zona (redefiniendo en el centro una zona histórica patrimonial, una zona comercial y una zona residencial), ajustar a la capacidad de cada sector para nuevas viviendas, reservar superficie para nuevo equipamiento y áreas verdes y adecuar forma de nuevos edificios al entorno y espacio público donde se sitúen. Además, incorpora incentivos para diseños que favorezcan la sostenibilidad ambiental y la integración urbana.

Respecto de los límites de altura, tras una serie de talleres territoriales, recepción de observaciones y una consulta ciudadana on line, la propuesta actual original se ajustó a máximos de 5, 7, 9, 12 y 15 pisos según el tipo de zona.

Al término de la sesión del Concejo, que se extendió por cuatro horas, el alcalde Alvaro Ortiz agradeció a quienes participaron en este proceso y al equipo municipal encabezado por la arquitecta Karin Rudiger, encargada de Asesoría Urbana.

Organizaciones de la sociedad civil que fueron parte de las distintas etapas del proceso no quedaron plenamente conformes con el resultado final. Mimi Cavalerie, representante de la agrupación Barrio Oriente Concepción, destacó la labor de los profesionales de Asesoría Urbana aportando y recibiendo ideas, pero lamentó que el municipio no tuviera la “voluntad política” para difundir de mejor manera las actividades clave de la discusión.

En esta línea, también manifestó su preocupación por no haber concretado el congelamiento de premisos de construcción, lo que derivó en una “aprobación tardía”, debido a que se siguen levantando proyectos de más de quince pisos y fuera de todo ordenamiento territorial.

De todas maneras, aseguró que para las agrupaciones ciudadanas, “esto es un triunfo. Logramos de alguna manera limitar la altura y esperamos, con cierta ansiedad, que pronto se termine este proceso de modificación”.

Respecto de los pasos siguientes, Karin Rudiger explicó que ahora corresponde armar el expediente para ingresarlo a trámite en la Seremi de Vivienda, instancia que tiene un plazo de 60 días para remitir su informe técnico y luego hay 20 días para subsanar observaciones, por tanto, cumplidos estos pasos podrá entrar en vigencia.