Tres ejemplares de lechuza, Tyto alba, fueron liberadas por funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Biobío, en su hábitat natural, en una zona de bosque nativo de Mulchén, luego que fueron encontradas por vecinos en una antigua construcción de la comuna.

En este sentido, el Director Regional del SAG de Biobío, Iván Ramírez Delpín, explicó que una vez recibida la denuncia, profesionales del Servicio concurrieron al lugar y decidieron trasladar los ejemplares al Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre de la Universidad de Concepción, sede Chillán, ya que no podían volar, por lo que permanecieron una semana en observación, previo a su liberación.

Asimismo, destacó que una vez más el compromiso de la ciudadanía con la fauna silvestre ha permitido actuar en forma oportuna. Por ello, recordó que en caso de avistamientos y que éstos no presenten alguna lesión o problema de movilidad “no molestarlos y dejarlos que retornen de forma voluntaria a su hábitat, ya que la manipulación inadecuada y el cautiverio son un grave daño que se les provoca a estas especies”, indicó.

Por su parte, el Seremi de Agricultura, Francisco Lagos, recalcó la importancia de “no mantener especies de aves y animales silvestres en cautiverio sin autorización del Servicio Agrícola y Ganadero”, esto debido a relevancia en el equilibrio natural.

Esta especie se encuentra protegida por la Ley de Caza, por lo que su caza y captura está prohibida y es considerada beneficiosa para la actividad silvoagropecuario y para la mantención de los equilibrios naturales.