El Servicio Nacional del Consumidor denunció a cuatro “supuestas financieras no tradicionales” tras recibir reclamos de consumidores que dicen haber entregado dinero para ciertos trámites administrativos, asociados a la obtención de un crédito, tras lo cual la empresa no volvió a dar respuesta ni entregó el monto del crédito comprometido.

Se trata de COOP CHILE; Atlante; Acredicom Chile y CREDI-CHILE. En el caso de esta última, la situación resulta más grave pues señalan tener el Sello SERNAC en el documento entregado al consumidor, lo que no se ajusta a la realidad y además utilizan un nombre similar al nombre de fantasía de un banco para generar confianza en el consumidor.

Asimismo, el Sernac revisó los documentos acompañados al reclamo, constatando que las supuestas oficinas de estas empresas estarían en la misma dirección, por lo que podría tratarse de la misma empresa con diferentes nombres de fantasía.

A estas denuncias se suman otras dos contra empresas que presentan similar conducta: Acción Financiera de Chile y Presta Chile; en la mayoría de estos casos se pide al consumidor realizar transferencias a una persona natural.

El Director (s) del Sernac , Jean Pierre Couchot, explicó que el Servicio tiene un convenio con el Ministerio Público precisamente para derivar ese tipo de reclamos, porque la Ley del Consumidor no tiene aplicación en caso de fraudes, sino sólo respecto del incumplimiento de las empresas.

Muchas familias viven hoy la angustia del sobrendeudamiento, deudas que no pueden pagar o necesitan dinero para financiar necesidades básicas y de salud producto de la pandemia, lo que las hace vulnerables a algún tipo de estafas”, indicó la autoridad.

Asimismo, recordó que las empresas establecidas deben respetar y cumplir la regulación vigente, otorgando toda la información necesaria para una decisión adecuada, como lo es el Costo Total del crédito, la tasa de interés y los gastos de cobranza, entre otros.

En tanto, la recomendación a los consumidores es informarse de que la empresa se encuentre registrada, por ejemplo, ante la Comisión para el Mercado Financiero, además de buscar referencias, cotizar y comparar los créditos, “evitando caer en la tentación de pedir un préstamo en condiciones que parecen demasiado buenas para ser verdad”. Asimismo, concluyó Couchot, siempre es sospechoso realizar transferencias a personas naturales y no a la cuenta asociada al RUT de una empresa.