Desde hace casi dos semanas ya están en Chile los primeros 6 trenes de última generación que forman parte de la nueva flota que operará los servicios Biotren, Corto Laja y Victoria-Temuco, en las regiones del Biobío y La Araucanía y que comenzarán a operar durante el segundo trimestre de este año.

Se trata del primer embarque de un total de 15 trenes completamente nuevos, que permitirán dar un salto en el estándar de los servicios ferroviarios de pasajeros en la zona y cuya puesta en marcha incluye diversas obras de mejoramiento de infraestructura que suman, junto a los nuevos equipos, una inversión de 210 millones de dólares.

En Nuestra Pauta conversamos con Víctor Lobos, presidente de Ferrocarriles del Sur, Fesur, quien relató la hazaña que significó el traslado y desembarco de los automotores, debiendo atravesar diversas dificultades principalmente por la pandemia.

El primer embarque de automotores arribó a San Antonio tras un viaje de 45 días desde la ciudad de Qingdao, China, donde se encuentra la fábrica de la empresa CRRC-Sifang, líder mundial en equipamiento ferroviario que estuvo a cargo de su fabricación.

Lobos destacó además que, “estos nuevos automotores cuentan con los más altos estándares de calidad y certificaciones internacionales que pueda tener un ferrocarril. Se trata de tecnología de punta a nivel mundial que estará al servicio del gran objetivo que es cambiar la cara del transporte público en el Biobío y La Araucanía”.

El desembarco de los automotores más modernos de Sudamérica es parte del Plan Chile Sobre Rieles. Al respecto, el presidente de Fesur detalló que el objetivo central de esta estrategia es “volver a colocar nuevamente el transporte ferroviario a disposición del país, tanto en el área carga como pasajeros”.

Trenes de clase mundial

Entre sus características principales, los nuevos trenes cuentan con dispositivos de seguridad anti crash y sistema anti climber, para la protección de pasajeros y tripulación ante eventuales colisiones, además de elementos de protección como ventanas de termo panel, con vidrio y policarbonato, que permiten mayor aislación térmica, acústica y resistencia.

A su vez, cumplen con los estándares de acceso universal, con asientos diferenciados para tercer edad, pantallas de Información al pasajero, climatización, wifi, cámaras de seguridad, intercomunicador con maquinista y baños inclusivos en el caso de Corto Laja y Victoria-Temuco.

Los automotores están dotados de dos y tres coches, con una capacidad que varía entre los 400 y casi 800 pasajeros a bordo, según las necesidades del servicio, con modernas prestaciones y una velocidad máxima de 120 kilómetros por hora.

Escuche la entrevista completa: