La Fiscalía Nacional Económica (FNE) aprobó sin condiciones la operación de concentración consistente en la adquisición de la participación accionaria en Compañía General de Electricidad S.A. (CGE) y CGE Servicios S.A. por parte de State Grid International Development Limited (SGIDL).

Tras la investigación, que se inició el pasado 17 de febrero, la FNE concluyó que la operación “no es apta para reducir sustancialmente la competencia en los mercados de generación, transmisión y distribución eléctrica, así como también en los servicios no regulados asociados a la distribución y la comercialización de transformadores de distribución estándar (transformadores) y equipos compactos de medida (ECM)”.

Este análisis consideró, entre otras diligencias, consultas a distintos actores de la industria mediante oficios, declaraciones y un cuestionario online, incluyendo diversas reuniones con autoridades sectoriales, como la Comisión Nacional de Energía, el Coordinador Eléctrico Nacional y la Superintendencia de Electricidad y Combustibles.

La compañía en venta, CGE, se dedica principalmente a transmisión y distribución de energía eléctrica, y posee concesiones de distribución en las regiones de Arica y Parinacota, Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins, Maule, Ñuble, Biobío y la Araucanía. Sus filiales Tusan y Energy Sur, que forman parte del paquete adquirido, fabrican y comercializan transformadores y ECM, además de servicios relacionados.

El comprador de las acciones, SGIDL, “es una compañía controlada por State-owned Assets Supervision and Administration Commission (SASAC), entidad pública perteneciente a la República Popular China”. Por medio de su filial Chilquinta, sus relacionadas y Tecnored, SGIDL participa en Chile en la distribución de energía eléctrica en la Región de Valparaíso y servicios asociados, en generación y transmisión eléctrica y en comercialización de materiales y operaciones técnicas.

El análisis efectuado por la FNE comprendió no solo las actividades de CGE y SGIDL, sino que también las de sus entidades relacionadas que forman parte de sus respectivos grupos empresariales, entre ellas, las participaciones que tiene SASAC en sociedades que ya operan en los distintos segmentos de la industria eléctrica en Chile, tales como Pacific Hydro, Rucalhue y Transemel.

A través del análisis de operaciones de concentración, la ley le encomienda a la FNE determinar si, producto de una adquisición, se generan cambios estructurales en el mercado que entreguen al comprador los incentivos y la habilidad de subir los precios de los productos o servicios que presta, o disminuir su calidad, bloquear su acceso o afectar otras variables de competencia que terminan perjudicando a los consumidores.

De esta manera y conforme a la ley, otras consideraciones o intereses públicos diversos, como podrían ser los geopolíticos o de defensa y seguridad nacional, no forman parte del análisis que por ley puede y debe efectuar la Fiscalía al analizar operaciones de concentración.