Dr. Miguel Cornejo A., profesor Titular Departamento de Educación Física UdeC.

El día 6 de abril la Organización Mundial de la Salud celebra el Día Mundial de la Actividad Física, actividad promovida por esta organización que tiene por objetivo promover los beneficios del ejercicio para la salud. Esta fecha es para hacer consciencia de los peligros que la obesidad y el sedentarismo pueden causar en las personas sin límites de edad.

Chile es uno de los países que lidera los ránkings de sedentarismo y la obesidad y la OMS nos invita a movernos. Tenemos un cuerpo que es una máquina y que necesita movimientos; tenemos características motrices básicas que nos permiten movernos. Hemos comenzado con gatear, caminar, correr, lanzar y trepar pero a través del tiempo, sin embargo, vamos perdiendo estas habilidades por no practicarlas y solo nos limitamos al mínimo esfuerzo.

Durante nuestra etapa infantil el juego nos permite gastar energías al movernos, pero hoy en día los niños se mueven cada vez menos; a medida que crecemos nuestras habilidades básicas -al no ejercitarse- se debilitan, nos ponemos más sedentarios, nos divertimos menos y ya no jugamos, compartimos menos y pasamos más horas sentados frente al televisor.

La OMS y las organizaciones gubernamentales nos invitan permanentemente a realizar actividad física y a disfrutar de la vida y del entorno, a mantener una vida activa que nos permita mantenernos saludables.

La actividad física y el deporte nos permiten reencontrarnos con nuestras habilidades motrices básicas y esto conlleva a mejorar la salud y el espíritu pues la relación cuerpo y mente es fundamental.

Esta invitación es para que se motiven a realizar actividad física no solo este día, sino que se transforme en un hábito permanente que nos permita mejorar nuestra calidad de vida.

El concepto “Una mente sana en un cuerpo sano” debería ser la máxima alcanzar. Nos levantamos, nos movemos.