Un total de 329 mil 218 personas han sido alcanzadas por fiscalizaciones de la SEREMI de Salud del Biobío, desde el 1 de enero al 4 de abril del 2021, con el objetivo de verificar el cumplimiento de la obligación de uso de mascarillas en transporte remunerado, además de la obligación de uso de mascarilla en recintos cerrados donde se encuentren 10 personas o más, y ascensores de edificios residenciales y públicos, independiente del número de personas.

102 mil 748 personas han sido alcanzadas en la inspección del uso de mascarillas en transporte remunerado, y otras 226 mil 470 en la fiscalización de lugares cerrados donde rige la obligatoriedad, como supermercados, centros comerciales, farmacias, establecimientos de salud, bancos, lugares de trabajo, aeropuertos y terrapuertos, residencias de adultos mayores, lugares de fabricación y manipulación de alimentos, entre otros.

El proceso de control ha dado origen a 915 sumarios, 103 por falta de utilización de mascarilla en transporte público y privado remunerado y 812 por la misma falta en lugares cerrados con más de 10 personas, donde el trabajo de control derivó, además, en 52 prohibiciones de funcionamiento.

El Seremi de Salud del Biobío, Héctor Muñoz, precisó que este  proceso puede finalizar en multas de hasta 2,5 millones de pesos. “Adicionalmente el incumplimiento de la normativa ha derivado en 915 sumarios totales; de los cuales 103 corresponden a fiscalizaciones de uso de mascarillas en transporte remunerado y 812 a uso de mascarillas en lugares cerrados; dando origen 52 prohibiciones de funcionamiento”, señaló.

Las mascarillas recomendables son las de tres pliegues, pero en caso de no contar con ellas, el Ministerio de Salud, basado en las recomendaciones de la OMS aconseja el uso de cubiertas de telas sencillas para la cara, elaboradas con artículos de uso doméstico, como pañuelos, bandanas o poleras, para lo cual ha publicado tutoriales que están disponibles en la página web www.minsal.cl.

“Antes de usar la mascarilla se debe verificar que esté limpia e íntegra, sin perforaciones o roturas; colocar siempre cubriendo nariz  y boca, asegurando luego su comodidad, y sin manipularla ni tocarse la cara una vez ubicada. El retiro, en tanto, debe ser con posterioridad al lavado de manos, retirando desde las tiras que la sujetan y sin tocar la parte que da hacia adelante”, agregó Muñoz.