El Catástro de Campamentos 2020-2021 elaborado por Techo Chile, Fundación Vivienda y el Centro de Estudios Socialterritoriales (CES), arrojó cifras preocupantes en esta materia. Según este informe, 81.643 familias se encuentran habitando alguno de los 969 campamentos en el territorio nacional, los números más altos desde 1996.

En la Región del Biobío, se bien se registró un descenso en el número de campamentos, de 131 en la medición de 2019 a 122 en el último periodo; el número de familias en esta condición llega a las 6.957, aumentando un 9,6%.

En conversación con Nuestra Pauta, la directora regional de Techo en Biobío y Ñuble, Isidora Lazcano, afirmó que el problema es complejo, ya que los campamentos son el síntoma de una crisis mayor: el déficit habitacional. Más de 500 mil familias en todo el país viven allegadas, en hacinamiento, en soluciones habitacionales precarias o pagando arriendos abusivos.

Los problemas económicos originados por en el actual contexto son la principal razón que llevan a las familias a instalarse en un campamento: pérdida de empleo, baja en los ingresos o alza en el valor del arriendo. “Es una crisis que ha vuelto a demostrar lo frágiles y vulnerables que vivimos como sociedad. Son miles de familias que tuvieron que recurrir a la olla común o a trabajar en condiciones precarias para llevar comida a la casa, tuvieron que llegar a vivir en un campamento para entregarle un techo a su familia”, manifestó.

En esta línea, explicó, las cifras demuestran que la mayoría de las familias viviendo en campamentos son chilenas, en una proporción de 70%/30%. Lo que se desprende de estos datos, afirmó, “el problema no es la migración sino que la pobreza que tenemos en el país”.

Desde Techo, aseguró su directora regional, la tarea principal es visibilizar, convocar y trabajar de manera coordinada con todos los actores involucrados en garantizar el acceso a la vivienda digna para así romper con lo que definió como “exclusión habitacional” desde un enfoque basado en el territorio y que responda a las necesidades de la ciudadanía.

Finalmente, Isidora Lazcano reiteró el llamado a quienes quieran formar parte, ya sea como voluntarios, socios o donantes a informarse en el sitio web de la organización. Dentro del actual contexto, aseguró, “hemos podido ir adaptando nuestro trabajo, retomando toda la intervención comunitaria, siguiendo nuestro trabajo con voluntarios, con pocas visitas a terreno de acuerdo con la fase en la que estamos, pero sabemos que las familias no pueden seguir esperando”.

Revisa la entrevista completa: