Cruce de declaraciones a nivel político, fuerte rechazo en redes sociales, cacerolazos en distintos puntos del país y la amenaza de una acusación constitucional contra el Presidente de la República fueron las consecuencias inmediatas del requerimiento presentado durante la tarde de ayer por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional con el objetivo de impedir un tercer retiro de fondos previsionales.

En un documento de más de cien páginas, el Ejecutivo plantea que el TC ya falló en torno a esta materia a fines de 2020 ante el segundo retiro, y que este proyecto vulnera la Constitución, las normas de quórum, las facultades parlamentarias, la iniciativa presidencial y los principios de seguridad social. Asimismo, ante la propuesta de un retiro de fondos para aquellos pensionados acogidos al mecanismo de renta vitalicia, señalan que esta no respetaría el derecho de propiedad.

La presentación al TC se produjo en medio de la discusión del tercer retiro en el Senado, que tiene programada para este jueves su discusión en sala y posterior votación. La presidenta de la Cámara Alta, Yasna Provoste (DC), lamentó una decisión que “cierra el diálogo” y llamó a destinar los recursos a dar solución a las necesidades de las familias chilenas ante esta crisis.

La legisladora defendió el rol del Congreso y sostuvo que presentar reformas constitucionales forma parte de sus atribuciones.

Para el diputado de RN por el D20 de la Provincia de Concepción, Leonidas Romero, quien anteriormente ha apoyado los retiros de fondos previsionales, la decisión de recurrir al TC “no es el camino”. Si bien criticó la eventual presentación de una acusación constitucional contra el mandatario, señaló que es una situación que el gobierno “se ha buscado” por “llegar tarde y de forma mezquina”.

Junto con criticar la “indolencia” presidencial y ratificar su apoyo a una AC, el parlamentario ecologista Félix González, sostuvo que plantear como argumento la inconstitucionalidad del retiro es “un engaño”, ya que sólo bastaría con la firma del mandatario para que dejarla de serlo. Se trataría de una excusa, aseguró, “para defender a las AFP”.

Su par socialista Gastón Saavedra, en tanto, manifestó que con este anuncio queda claro que “el principio de universalidad no está presente en la cabeza del Presidente Piñera” y recordó que los actuales mecanismos no consideran a todas las familias que han entrado a una situación de vulnerabilidad durante el último año.

La bancada del PS ratificó esta mañana que se sumará a la presentación de una acusación constitucional en contra del Presidente Piñera, junto con los representantes del Frente Amplio y del Partido Comunista. A esta hora, diputadas y diputados de distintas tiendas opositoras se encuentran reunidos en la Cámara Baja definiendo los aspectos que abordaría este libelo acusatorio.

Desde el Gobierno, el ministro vocero Jaime Bellolio, respondió a los emplazamientos de la oposición, calificándolos como “excusas antidemocráticas” y señalando que no hay motivo para acusar constitucionalmente a Sebastián Piñera por “ocupar sus atribuciones”.

En paralelo, los partidos opositores, desde Comunes a la Democracia Cristiana, dieron a conocer una declaración pública en la que rechazan que el Gobierno, “sin un mínimo de empatia y sensibilidad”, haya recurrido al TC e instan al Ejecutivo a liderar la búsqueda de soluciones como una Renta Básica de Emergencia.