De acuerdo a la información entregada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en el período comprendido entre enero y marzo de 2021, la tasa de desocupación de la Región del Biobío fue de 9,4%, cifra que subió 0,8 puntos porcentuales en doce meses, lo que se explica por la contracción de la fuerza de trabajo (-9,5%) y el descenso de los ocupados (-10,3%).

Una realidad que se ha hecho evidente en las sedes que Infocap tiene en Concepción y Santiago. La fundación, cuyo foco es generar capacitaciones para mejorar las opciones de empleo de quienes pertenecen a los sectores más vulnerables, trasladó su oferta a las plataformas digitales, con el objetivo de ser un soporte para trabajadores y trabajadoras que -a pesar de la pandemia- no quieren postergar sus procesos de perfeccionamiento.

En el marco de una nueva conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores, este 1 de mayo, el director ejecutivo de Infocap, Danilo Núñez, analizó la situación laboral del último tiempo y el impacto que la crisis sanitaria ha provocado. En entrevista con Radio UdeC expuso que “estamos viviendo una época muy compleja y uno de los desafíos es cómo la sociedad chilena va a recuperar la fuerza laboral post pandemia”. 

El informe titulado “La pandemia del COVID-19 y su efecto en las tendencias de los mercados laborales” , publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), establece que si bien se suele reconocer el enorme potencial productivo de la digitalización, al mismo tiempo genera preocupaciones por una profundización de la gran desigualdad que caracteriza los mercados laborales en América Latina. Esta desigualdad creciente estaría relacionada tanto con las diferencias en el acceso a infraestructura digital de calidad como con el desarrollo de las habilidades y competencias requeridas para su uso productivo.

El documento consigna además que la probabilidad de perder el empleo aumenta marcadamente con la proporción de las tareas que no pueden realizarse a través del teletrabajo, mientras que la posibilidad de laborar desde la casa es significativamente menor para personas de bajos ingresos y nivel educativo, así como para jóvenes, miembros de minorías étnicas y migrantes.

Al respecto, y considerando la realidad chilena, el director ejecutivo de Infocap comentó que “nos considerábamos dentro de los países con mayor conectividad y utilización de tecnología, sin embargo, cuando se sectoriza por niveles socioeconómicos, siempre a quienes golpea más fuerte es a los sectores vulnerables”.

El contexto actual tampoco ha sido del todo favorable para los y las migrantes que llegan a Chile con el propósito de encontrar mejores horizontes laborales. En línea con lo expuesto por la CEPAL, la mayoría pertenece a los grupos de trabajadores más afectados por la crisis sanitaria y a quienes se desempeñan en ocupaciones informales y precarias, sobre todo si no cuentan con cobertura de las instituciones de apoyo social.

En esa arista, Núñez mencionó que “está demostrado internacionalmente que en la medida que se van incorporando inmigrantes a la fuerza laboral, esto enriquece también a los países”. 

Sobre el rol de los gobiernos al momento de respaldar a trabajadores y trabajadoras durante una emergencia como la que estamos enfrentando, el líder de Infocap concluyó que “el Estado no puede ser un observador o buscar sólo el equilibrio macroeconómico, sino que también debe ir en búsqueda de quienes se van quedado al margen del desarrollo humano, la equidad y la dignidad”. 

Escucha aquí la entrevista completa: