El equipo ICOVID Chile, iniciativa liderada por la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Concepción, presentó su informe número 39 con análisis y datos de las dimensiones propuestas para monitorear la pandemia en el país, con información obtenida hasta el sábado 1 de mayo de 2021, proporcionada a través de un convenio con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

Este nuevo reporte revela que durante las últimas cuatro semanas “el número de casos nuevos a nivel nacional ha registrado una baja significativa, pasando de 35,3 casos por cada 100 mil habitantes (semana del 4 al 10 de abril) a 30,2 casos por 100 cada mil habitantes en la última semana (25 de abril al 1 de mayo)”. Sin embargo, aún con un tercio de los nuevos contagios reportados la última semana, el indicador de nuevos casos estaría en rango críticos y este indicador sigue en color rojo en todas las regiones, con valores que triplican los 10 casos nuevos por cien mil habitantes.

En la última semana se registran descensos de más de 10% en Arica y Parinacota (-16,6%), Atacama (-17,2%), Coquimbo (-19,9%), Valparaíso (-16,5%) y Biobío (-13,1%), todas estadísticamente significativas, no obstante, “todos los indicadores regionales de carga de enfermedad están en rojo, porque sus valores exceden los 10 casos por cien mil habitantes”, se detalla en el informe. Las regiones con cifras más altas son Magallanes (56,1 casos por 100 mil hab.), La Araucanía (50,7 casos por 100 mil hab.) y Maule (49.3 casos por 100 mil hab.).

En tanto, el índice de transmisión R se mantiene relativamente constante esta semana (0,97). No obstante, si bien este valor es menor que 1, no se pueden descartar valores mayores debido a la incertidumbre asociada al proceso de estimación, por lo que este indicador sigue en rojo en gran parte del país.

Ante este panorama, el académico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Mauricio Canals, enfatizó en que aún seguimos con una carga tres veces más alta de lo máximo tolerable, con una leve disminución en el número de casos diarios. “Esto repercute en una alta ocupación UCI cerca de un 95% y una alta proporción de pacientes COVID. Hay una mínima disminución en la hospitalización por COVID y también leves descensos en la hospitalización de pacientes mayores. La trazabilidad está estancada”, señaló.

En esa misma línea, el ingeniero y académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, Eduardo Engel, recalcó que el indicador de carga de enfermedad a nivel nacional sigue en rojo, con un valor que triplica los 10 casos nuevos por cien mil habitantes, el que gatilla esta clasificación. “Dicho lo anterior, si se consideran las últimas cuatro semanas, los nuevos casos comienzan a mostrar una tendencia significativa a la baja, También se observa una tendencia decreciente de pacientes COVID en UCI en los rangos etarios mayores que 60 años, aunque la ocupación hospitalaria sigue en valores altísimos y el indicador correspondiente en rojo”, señaló Engel.

Los expertos y expertas de ICOVID Chile explican que esta semana no se observan variaciones importantes en la dimensión de testeo. Se observa una leve reducción (-6,7%) en un número total de test realizados, pasando de 21.87 a 20.41 test por 100 mil habitantes, mientras que la positividad a nivel nacional pasó de 10,79% a 10,45% en la semana analizada, manteniéndose en color rojo. En regiones, La Araucanía sigue siendo la región con la más alta positividad con un 18,5%.

A su vez, la trazabilidad se encuentra estancada con valores bajos y pocos cambios en el último tiempo. Esto se puede ver claramente en los niveles de consulta temprana dentro de dos días desde el inicio de síntomas, que tomó un valor de 55%, mientras que el porcentaje de pruebas PCR informadas al Ministerio de Salud en un día o menos desde la consulta médica fue de un 64%, y la confirmación de casos antes de tres días llegó sólo a un 43%.

Finalmente, en lo que respecta a la dimensión de capacidad hospitalaria, el nuevo informe da cuenta que sigue una muy alta ocupación de camas UCI, llegando a 94,9%, superior a la semana pasada con una variación entre 84,8% en O‘Higgins y 100% en Aysén, lo que casi no deja margen de desocupación. “En agosto, cuando se tuvo la menor ocupación UCI durante la pandemia, se llegó a un nivel de 78%. Sólo 3 regiones tienen ocupaciones menores a 90%”, señalan las y los investigadoras de ICOVID Chile.

Sobre esto, el experto en estadística y académico de la Universidad de Harvard, José Zubizarreta, enfatizó en que “el número de casos nuevos a nivel nacional ha disminuido levemente en la última semana, pero el volumen de casos totales sigue siendo muy alto. Las unidades de cuidados intensivos siguen al límite, en esta ola, copadas por personas más jóvenes, gran parte de ellas menores de 50 años”.

Este nuevo informe da cuenta además que el uso de camas UCI por pacientes con COVID-19 ha disminuido aproximadamente 2%, llegando a 72,8%, mientras que el uso de camas UCI por pacientes con COVID-19 se mantiene con un leve detrimento en el rango etario de pacientes mayores de 70 años (-0,13%), y esta semana también se aprecia una leve disminución (-3,45%) en el estrato etario entre 60 y 70 años.

La tasa de fallecidos muestra una disminución en estos grupos: -19,8% en mayores de 70 años en la semana del 18 al 24 de abril; y -8,7% entre 50 y 69 años, y en menor grado en los menores de 50 años con -7,1%.

“Seguimos en un momento muy complicado. Es necesario mejorar y mantener en forma estricta las intervenciones epidemiológicas y aumentar la cobertura y velocidad de la campaña de vacunación”, aconsejó el académico de la Universidad de Chile Mauricio Canals.

En tanto, la tasa de variación semanal en hospitalizaciones de pacientes con COVID-19, que mide la tendencia de esta demanda hospitalaria, muestra una disminución desde un valor positivo de incremento de +14% el 31 de marzo a una disminución de -2% el 4 de mayo.

Más información sobre datos y el reporte completo en: http://www.icovidchile.cl/