En lo que fue su última Cuenta Pública -la cuarta de su segundo mandato y que se extendió por una hora y 36 minutos- Sebastián Piñera hizo un completo balance de su gestión y principalmente de los últimos meses que se han visto marcados por la crisis sanitaria, económica y social que ha traído consigo esta pandemia.

En lo que respecta a las prioridades legislativas, el Presidente Piñera sorprendió con el anuncio de fijarle urgencia al proyecto de ley sobre matrimonio igualitario que, recordemos, se presentó en 2017, en la segunda administración de la presidenta Michelle Bachelet.

La iniciativa se encuentra actualmente en su primer trámite en la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento, la Sala de la Cámara Alta ya aprobó la idea de legislar, por lo que está pendiente la discusión en particular.

Para el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) el anuncio presidencial fue una sorpresa y calificado en primera instancia como “un vuelco histórico y definitivo para la derecha”. Ahora bien, el vocero del Movilh, Oscar Rementería, recordó que la iniciativa fue ratificada por la actual administración al inicio de su periodo, “sin embargo se habían desconocido los acuerdos adquiridos; analizaremos qué tipo de urgencia se le da al proyecto y cuál será efectivamente la postura del Gobierno durante la discusión legislativa“.

Desde la Fundación Iguales también se vieron sorprendidos con el anuncio del Mandatario. Isabel Amor, directora ejecutiva de la Fundación, detalló que estarán encima de la discusión parlamentaria. Queremos que no hayan más “familias de primera y segunda categoría, así como hijos que están reconocidos y otros que no lo están” en Chile.

En la Fundación Todo Mejora, el Coordinador de Asesoría Legislativa, Cristian Sanhueza, destacó que la expectativa, tras el anuncio, es que niños y niñas puedan crecer sin las actuales discriminaciones.

Cabe señalar que las reticencias de estas organizaciones se basan en declaraciones de parlamentarios y pre candidatos presidenciales del oficialismo, principalmente de RN, que no aprueban la idea del matrimonio para personas del mismo sexo.

En ese sentido, el candidato de RN Mario Desbordes dijo estar de acuerdo, pero de todos modos manifestó su preocupación. “Hay molestia en mi sector. Yo estoy a favor, pero entiendo que sí es efectivo que había algún grado de compromiso de no impulsar esto“, explicó. 

Los diputados de la bancada evangélica quieren ver el proyecto, quieren estar seguros que un pastor no va a estar obligado si viene una pareja del mismo sexo a pedirle contraer matrimonio con él como ministro de fe“, detalló.

Joaquín Lavín en tanto dijo no estar de acuerdo con el matrimonio igualitario, aunque aseguró que todos deberían tener igualdad de derechos.