Biobío es una de las regiones que tiene el mayor potencial exportador de hidrógeno verde a nivel nacional. Por ello, la oficina regional de ProChile está ejecutando un plan de acción cuyo objetivo de mediano y largo plazo es aumentar la competitividad de la oferta exportable de la zona -de los envíos forestales por ejemplo- a través de la utilización de este combustible en sus respectivos procesos productivos.

En este contexto se llevó a cabo una mesa de trabajo telemática que reunió a una veintena de representantes del sector logístico de la región. La iniciativa, liderada por ProChile, contó con las exposiciones de Juan Pablo Gonzáles, gerente de I+D de la Alianza Hidrógeno Verde Biobío; de Ricardo Lizana, jefe del Departamento de Ingeniería Eléctrica y encargado del Proyecto Piloto Producción H2V de la Universidad Católica de la Santísima Concepción y de Cristián Fernández, Coordinador Innovación y Emprendimiento de Corfo.

En su intervención, el Director Regional de ProChile en Biobío, Osvaldo Marinao, comentó que “el hidrógeno verde tiene todo el potencial para convertirse en un nuevo sector exportador. Se calcula que para los años 2025 a 2030 comience la producción nacional de este combustible y nuestro interés es promover desde ya sus múltiples atributos y beneficios”.

El hidrógeno verde es un vector energético muy atractivo, especialmente para operaciones de mayor demanda energética, como transportar carga o recorrer largas distancias. A modo de ejemplo, y en términos de movilidad, se calcula que un bus con entre 35 y 40 kilos de hidrógeno verde a 350 bar en el estanque tiene una autonomía para recorrer hasta 450 kilómetros. Además, en términos físicos, el peso de un estanque con 50 litros de diesel llega a 42 kilos, mientras que el peso de ese mismos 50 litros, pero de hidrógeno verde, llega a sólo 11 kilos.

Marinao señaló que hay mucho interés dentro del sector privado para comenzar a invertir desde ya en proyectos de producción y exportación que se puedan desarrollar en la región y agregó que se está trabajando en la identificación de los códigos arancelarios para formalizar las exportaciones de este nuevo producto.

“Gracias a la vasta red de acuerdos comerciales que tiene nuestro país contamos con una serie de ventajas arancelarias en mercados muy importantes como China, India e Indonesia”, dijo Marinao.

“Los mercados internacionales son cada vez más exigentes y la tendencia hacia la descarbonización del sector logístico, la utilización de energías renovables no convencionales y la reducción de la huella de carbono son atributos muy valorados. En ese sentido, aprovechar el potencial natural de la región, especialmente de la Isla Quiriquina en la Provincia de Arauco, es una tremenda oportunidad para agregarle valor y mayor competitividad a los envíos de la región”, agregó la autoridad.

ProChile ya está en contacto con las autoridades del Puerto de Valencia, en España; cuyas instalaciones actualmente trabajan con este combustible para sus operaciones. El propósito de una próxima sesión es reunir a los representantes del puerto español con sus pares de la región para compartir experiencias y dar a conocer su testimonio con la utilización de este combustible.

“Queremos posicionar a Biobío como un actor relevante dentro de la incipiente industria del hidrógeno verde nacional”, terminó diciendo Marinao.