Criterios demográficos, económicos, de accesibilidad, servicios y capital humano son los que determinan de manera formal las diferencias entre zonas urbanas y rurales.

Datos del INE publicados en 2021 muestran que un 11,4% de la población del territorio nacional es rural, cifra que equivale a 2.247.649 personas.

De las 346 comunas del país, sólo 27 son consideradas como “100% rurales”, el mismo número de comunas que, en el sentido opuesto, son “100% urbanas”. Las 202 restantes son consideradas zonas mixtas, donde conviven, con matices, ambas realidades.

¿Cómo entendemos la ruralidad en el Chile actual? ¿Qué significa vivir en una comuna pequeña de alta ruralidad? ¿Qué desafíos y amenazas enfrentan estos territorios?

Carlos Umaña, docente del Departamento de Administración Pública y Ciencia Política de la Universidad de Concepción, explicó que hay “distintas dimensiones de análisis” y que una de las principales características es que “en estos territorios, los municipios son la primera cara del estado”.

Otro aspecto clave para entender la realidad de estas zonas son las brechas respecto de las comunas urbanas en ámbitos como la conectividad en el más amplio sentido, desde transporte hasta telecomunicaciones, o el acceso a oportunidades de educación y trabajo. Este último aspecto, además, es el que históricamente ha llevado a segmentos de la población a migrar en busca de mejores expectativas.

Respecto de este último punto, el académico profundizó en que se está dando una situación paradójica, especialmente tras la crisis sanitaria por el Covid-19, ya que por un lado “tenemos este segmento de población más joven que tiene que abandonar su territorio, su cultura, el arraigo con la tierra, por un tema de oportunidades, y por otro lado se produce el fenómeno en que cierto tipo de ciudadanía está buscando volver a las zonas más rurales, generando parcelación y requiriendo servicios que los municipios no siempre puedan respaldar”.

Hualqui, Florida y Santa Juana: problemas comunes

Una de las comunas de la Provincia de Concepción en las que se evidencia esta realidad es Hualqui, donde la escasez hídrica es una de las mayores dificultades. Su alcalde, Jorge Contanzo, indicó que en la actualidad, más de mil personas reciben agua a través de camiones aljibes financiados a nivel local o a través de recursos del Gobierno Regional, sin considerar el impacto en la agricultura.

En línea con lo que ocurre en el área metropolitana de Concepción, Hualqui también ha visto el aumento del parque automotriz y, por ende, dificultades constantes en el desplazamiento, tanto al ingresar a la comuna como en el flujo interno.

El alcalde relevó la necesidad de avanzar en la semaforización y en obras de infraestructura, como la extensión de la doble vía desde Chiguayante. En paralelo, además, avanza el proyecto del puente Amdel que busca unir esta comuna con Santa Juana, al otro lado del río Biobío.

La delincuencia es otra preocupación que enfrentan los habitantes de Hualqui. Ante el aumento en los hechos de violencia, el jefe comunal señaló que se ha reforzado la unidad de seguridad ciudadana y el trabajo directo con la comunidad, además de solicitar a Carabineros mayor dotación policial y la posibilidad de que la tenencia pase a ser una subcomisaría.

En línea con la solicitud de alcaldes y alcaldesas de todo el país, Jorge Contanzo indicó que una clave es fortalecer los mecanismos de entrega de fondos “para poder mejorar la sensación de seguridad de nuestros vecinos, mejorar espacios públicos, iluminación (…) En eso estamos trabajando”.

Preocupaciones similares se viven en Florida, la comuna más pequeña de la provincia de Concepción. El alcalde Jorge Roa aseguró que el aseguramiento “en calidad y en cantidad” de agua para consumo humano y para riego es una “urgencia central”.

Acerca de la inseguridad, el jefe comunal sostuvo que ya se han visto “atisbos” de lo que ocurre en otras zonas del país con la delincuencia y el narcotráfico y que “no hay nada peor que los habitantes de una comuna se sientan inseguros, que tengan la sensación de que algo les puede ocurrir”.

En materia de conectividad, el alcalde afirmó que se requiere un mejor sistema de transportes, especialmente pensando en los traslados hacia el Gran Concepción. Florida no cuenta con líneas de colectivos y sólo dos líneas de buses realizan el trayecto hacia la capital regional.

Una manera de resolver este tipo de dificultades es a través del trabajo coordinado. En la Región del Biobío, Santa Juana es una de las comunas que está impulsando la asociatividad, con la creación de una Asociación de Municipios Pequeños que, en palabras de la alcaldesa Ana Albornoz, busca “no quedar invisibilizados frente a las grandes comunas o conurbaciones urbanas”.

Nuevo proceso constituyente, ¿nueva oportunidad?

La conversación respecto de la ruralidad es especialmente relevante luego del plebiscito de salida del pasado 4 de septiembre, en que el Rechazo a la propuesta constitucional tuvo en las comunas rurales del país un apoyo cercano al 70%, según el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural.

Para Carlos Umaña, a pesar de la mala recepción que tuvo la propuesta, en su contenido existían elementos de descentralización que deben ser tomados en cuenta, especialmente aquellos que estaban incluidos en el capítulo de Estado Regional.

El académico afirmó que a su juicio, “esta es una discusión que está relativamente zanjada, que el estado central no solamente vaya delegando competencias, también entregando autonomía a los territorios”.

Por su parte, el alcalde Contanzo planteó que la discusión debería considerar nuevos criterios para la entrega de fondos a comunas de acuerdo con su porcentaje de ruralidad, pensando en las dificultades que enfrentan para cumplir con su labor.

Finalmente, Jorge Roa indicó como necesario que se reconozca de forma explícita “el rol que juegan las comunidades rurales en el desarrollo de nuestro país, especialmente las que producen, siembra, plantan y nos surten de alimentos”.

“Esperamos que en esta constitución estén consagrados todos estos aspectos, por el bien de nuestro país en general y de nuestra comuna en particular. Nuestro país tiene mucho que decir en materia de ruralidad”, concluyó.